sábado, 12 de septiembre de 2015

EL POETA QUE NADIE EXTRAÑA, C.T.

"EL poeta que nadie extraña "
Autor: Carlos Granados Gamboa.
01 de abril de 2015.
C:T.



Hubo un tiempo cuando era inmortal,
así sentía que era para voz, 
no pasaba un minuto del día sin que me extrañaras, 
ni uno sin que no me pensarás.

Recorría presuroso mi camino de vuelta a casa, 
sólo porque sabía que estabas a la entrada,
siempre a la entrada, esperándome,
pensándome, amándome.

Era feliz, era pleno, era completo,
eramos uno entre las sabanas, 
eramos uno contra todos... 
que orgullo caminar de tu mano
luciéndote ante todos como un gran trofeo, 
como algo mío, como la parte de mi que quería mostrar al mundo.

Pero todos son muchos.. 
y muchos ganaron la batalla.
un día se fueron las fuerzas, las ganas de luchar, 
la idea de ser ya no era,

Ese día sentí el peso del mundo sobre mi espalda, 
la tormenta no dejó de golpear mi vela, 
a la deriva sin rumbo encalló mi barco, 
sin capitán, sin timonel, sin viento a favor.

Hoy decidí tirar por la borda mi brújula,
disfrutar el vaivén de las olas, 
esperar que la próxima marea me lleve lejos,
muy lejos, lejos de ti, lejos de este amor, 
este amor eterno, este amor puro, 
este amor sincero.

Hoy te escribo, todos los días
con tinta roja, escribo poemas para voz, 
poemas al viento, poemas a lo que creí que eras, 
versos al sol, a la mar, a nuestra luna, 
poemas al sabor que dejaste en mi cama, 
al olor de tu pelo, versos que te recuerden que me gusta verte caminar desnuda, 
versos que te digan que desde aquella primera vez, 
nunca te he podido imaginar con ropa.

Versos a tu cintura perfecta, versos a tu mirada de miel, 
versos a todo lo que tocas, 
versos a quien llamé "mujer"
versos al calor que aún me provocas.

Pero es inútil si no me lees, 
es inútil si se acaba la tinta, 
si los versos ya no riman,
es inútil si no me crees, 
inútil que este poeta exista...

Al hombre hay quien lo quiera,
quien lo espera con mas ansias que tu, 
siempre ha sido así, 
pero al poeta nadie lo extraña, 
nadie lo recuerda, 
la razón de su existencia, 
ya no es razón, 
y la suya ya no es existencia.

Un día alguien leerá mis versos,
llorará con mis poemas y entonces 
solo cuando alguien me lea,
seré eterno como cuando era hombre y no poeta.. 
¡seré! , como cuando no había poesía 
y la razón de mi vida eras tú...

Mientras tanto tú, léeme amor, 
mientras yo, disfruto la marea....

Autor: Carlos Granados Gamboa
C:T.